La fuerza de un sueño



Como cada noche, basta el sueño de rozar estrellas para mantenerla erguida, silenciosa presencia de tiempos pretéritos...

Una noche de linternas y amigos frente a uno de tantos cortijos en ruinas del campo sevillano.
Y su palmera que continúa soñando... y viviendo.