El río Tinto en Gadea

A lo largo de su recorrido, el río Tinto  pasa por varios lugares en los que es fácilmente accesible.

Uno de ellos es el puente de Gadea, cerca de la Palma del Condado. Allí se construyeron una serie de molinos, hoy abandonados,  para aprovechar la energía del agua que desciende en sucesivas cascadas. 

El río muestra los colores de sus sedimentos dependiendo de la luz, más amarillo-anaranjados bajo la luz de la mañana y más rojizos al atardecer.

En determinadas épocas del año abundan las algas en sus aguas, a pesar de las condiciones extremas para la vida de este río.


Vista del río Tinto desde el puente de Gadea




Barrera del molino








Cascadas en la barrera del molino
























Algas y sedimentos del río
























 Aguas del Tinto retenidas por la barrera





















 El puente de Gadea desde las cascadas al atardecer