Mursi

En los viajes suelen darse circunstancias que dificultan la obtención de buenas fotografías. Una de ellas es la prisa, si viajas en grupo nunca puedes decidir el tiempo y siempre necesitas mucho más para captar con la cámara lo que te rodea. Pero más que la prisa, de todas las circunstancias que influyen en el resultado final obtenido, la más importante es el momento y la luz que tampoco puedes elegir.

Visitamos el poblado mursi justo a mediodía cuando los rayos de sol caían casi perpendiculares sobre la tierra. La única posibilidad de evitar los enormes contrastes de luces y sombras sobre los rostros fue pedir a los modelos (sí, digo bien, modelos, ya que en este poblado todas los retratos son pagados y las poses son bastante rígidas, poco naturales)  que se colocaran en el única zona  en la que había sombra, justo al lado del tronco de un árbol. 
Los retratos sobre ese fondo no me agradaban por eso he sustituido el fondo natural por un fondo negro en la edición.

En el poblado mursi, sur de Etiopía.