La fuerza de África

Fotografías y textos de mi exposición "La fuerza de África"



Do not use these photos without my permission.

África...
El continente invisible y olvidado.

Hambrunas, pobreza, guerras, epidemias, emigración,... visiones sesgadas de la realidad africana que los medios de comunicación fomentan. Cuando no el olvido. Sin embargo, más allá de los estereotipos casi siempre negativos asociados al continente, una mirada atenta y alejada de prejuicios nos descubre la fuerza que lo anima.

Viajé a África en varias ocasiones, la primera atraída por un río que no desemboca en el mar. Impresiona la grandeza y diversidad de sus paisajes y la belleza de la vida salvaje desenvolviéndose en su plenitud. En la memoria se mezclan visiones de lagos que más parecen mares, amaneceres en la sabana o desiertos en los que la vista se pierde en el horizonte.
Memoria que guarda tesoros de momentos inolvidables...

Hubieran bastado la belleza y singularidad de sus paisajes para colmar mis expectativas, sin embargo, fueron sus gentes las que me hicieron regresar una y otra vez.
Memoria del corazón salpicado de emociones...

Emociona su enorme capacidad para adaptarse a un medio a menudo hostil, su alegría de vivir, la ilusión, la esperanza, la fuerza y el empeño para escapar a las marcas que la historia en forma de esclavismo o colonialismo ha dejado -y deja- en África.

El material de esta exposición obedece a la voluntad de transmitir esa visión más auténtica de las gentes de algunos países africanos, que ayude a romper el círculo vicioso de miserias y olvido al que parece estar abocado el continente.

Son retratos realizados en los poblados africanos, casi siempre de niños y niñas que sin temor se acercan a esos blancos portadores de regalos o caramelos. Realizados a toda prisa y con las condiciones de luz impuestas por la dinámica de un viaje que casi siempre son las peores para la fotografía. A pesar de eso, entre el montón de miradas ilusionadas que se acercan, siempre hay unos ojos a los que te quedas prendida y disparas una y otra vez tratando de captar esa mirada que antes, sin saber muy bien el motivo, te ha atraído.